Metodologías de la Investigación

de la realidad a la ciencia mediante la razón


1 comentario

El debate como herramienta pedagógica

En la mayoría de los campos disciplinarios de las Ciencias Sociales, la necesidad de poner en tensión la teoría con las prácticas científicas, profesionales y académicas, se abre como una posibilidad de construir y generar espacios de debate y de análisis controversial susceptibles de contribuir al desarrollo de cada profesión, de cada carrera y de cada disciplina.

En Chile se ha extendido el uso del debate, como técnica de  intercambio y confrontación de ideas y conocimientos en el ámbito académico y educacional, desde liceos a institutos profesionales y universidades, y estas experiencias se han desarrollado en dos niveles: los debates intra-asignaturas o intra-carrera donde cada profesor/académico recurre a la fórmula del debate para medir el grado de adquisición de conocimientos, destrezas y habilidades; y los debates inter-carreras o inter-institucionales, donde distintas instituciones educacionales de un mismo nivel confrontan equipos seleccionados y entrenados de alumnos en torno a temas seleccionados.

Más allá del aspecto mediático que este método puede implicar y que es accesorio a los fines académicos, lo esencial y  que nos parece relevante es la utilidad pedagógica que resulta de la creación sistemática de espacios de diálogo en el aula y dentro del ámbito universitario, donde los alumnos, acompañados y guiados metodológicamente por sus profesores, pueden producir experiencias de aprendizaje significativo.

No basta con que los debates se hayan convertido en una suerte de moda en colegios, liceos y universidades.  Se hace necesario reiterar la importancia que revisten como prácticas en el ámbito académico, para el fortalecimiento de los aprendizajes e incluso, como experiencia de preparación cívica para una ciudadanía más consciente, más crítica y más protagónica.

ALGUNOS SIGNIFICADOS ACADÉMICOS DEL DEBATE

El debate, como confrontación dialógica y crítica de argumentos distintos y hasta contradictorios, forma parte de la esencia misma del ejercicio académico: no tendría sentido el solo trabajo pedagógico universitario, si no estuviera a su vez  respaldado y enriquecido por formas de diálogo e intercambio de puntos de vista diferentes, enfoques, miradas, razonamientos susceptibles de abrir las perspectivas del conocimiento y la comprensión.

En la práctica académica universitaria, además -pareciera innecesario subrayarlo- los debates son parte inherente del ejercicio intelectual de los docentes, de los alumnos y de toda la academia, a través de foros, seminarios y otros encuentros, además de los propios debates inter-académicos e inter-universitarios.

Propiciamos la realización de debates como prácticas pedagógicas evaluadas, de manera que, dentro de cada asignatura, los alumnos tengan la oportunidad de  exponer públicamente sus propios argumentos, ideas y conocimientos adquiridos.

Sin embargo, el debate como práctica pedagógica en el aula y asociado a cada asignatura, puede convertirse en una experiencia de gran utilidad, tanto para el desarrollo de las habilidades comunicativas de los alumnos, como de un mejoramiento de la calidad de los aprendizajes.

El debate como práctica pedagógica contribuye a mejorar la disciplina de lectura, el uso crítico de las fuentes y referencias bibliográficas, la consulta más frecuente de biblioteca, fortalece las destrezas comunicacionales y de exposición oral y, en definitiva,  genera exigencias adicionales de aprendizaje en los estudiantes.

ALGUNOS CRITERIOS DE EVALUACIÓN

En este artículo, nos referimos específicamente a los debates como práctica pedagógica al interior del aula y, por lo tanto, en el contexto de una determinada asignatura.

Un debate como ejercicio pedagógico en clases, puede ser evaluado mediante procedimientos formativos o sumativos.

Los criterios de evaluación de los debates dentro de cada asignatura, giran en torno a cuatro conceptos generales:

a)  uso adecuado y pertinente del lenguaje científico y académico, es decir,  la utilización de los conceptos, ideas y referencias teóricas de la ciencia en particular;

b) calidad argumental y expositiva, en el sentido del uso adecuado y competente de técnicas orales, escritas, gráficas y/o audiovisuales para exponer los contenidos y para debatir;

c) calidad y pertinencia de las fuentes bibliográficas utilizadas, en el sentido de la exactitud y adecuación de las referencias bibliográficas y autores utilizados para apoyar los argumentos desplegados en el debate; y

d)  dominio del tema abordado, que se refiere al modo adecuado de mostrar habilidades comunicativas y certeza en los argumentos, a partir de un conocimiento de las fuentes y referencias.

Manuel Luis Rodríguez U.

REFERENCIAS

Bonomo, H., Mambert, J., Muller, J.: Tolerancia crítica y ciudadanía activa: una introducción práctica al debate educativo. Tomado de página web de IDEA,  INTERNATIONAL DEBATE EDUCATION ASSOCIATION: http://workserver.idebate.org

Este material introduce al lector en la práctica del debate con formatos y sus características esenciales. Asimismo, permite que el lector pueda utilizarlo para coordinar o facilitar talleres y prácticas de debate con grupos de jóvenes o estudiantes. Cada capítulo incluye ejercicios y sugerencias para su coordinación, mientras que los apéndices proveen material adicional para la implementación de prácticas de debate: ejemplos de resoluciones para ejercitar, un ejemplo de debate y una guía para la organización de torneos de debate.


Deja un comentario

Criterios para la evaluación de certámenes en la forma de debates – Juan Pablo Guzmán

MARCO REGULATORIO PARA EL DEBATE

 Docente Mg. Juan Pablo Guzmán Muzante

 A continuación se presenta un marco regulatorio, el que de un modo didáctico busca apoyar la labor investigativa del estudiante, y al mismo tiempo, resguardar la interacción armónica entre “adversarios” durante un ejercicio teórico práctico evaluado (un debate), el que tiene como finalidad fortalecer competencias necesarias para todo psicólogo, como la capacidad de argumentar y contra argumentar siguiendo un razonamiento lógico (científico), el desarrollo de un pensamiento crítico y la capacidad de desempeñarse profesionalmente en distintos equipos de trabajo (a diferencia de los grupos de amigos que realizan trabajos en conjunto).

  1.-Procedimiento de Asignación de Temas

 Para la asignación de temas y conformación de equipos de trabajo (dos integrantes por grupo) se realizará un muestreo probabilístico, los seis tópicos a debatir estarán en una tómbola, cada alumno deberá sacar un papel el que determinará la línea de investigación y la postura que deberá defender (a favor o en contra).

2.- Procedimiento del Debate

 El debate se organizará del siguiente modo:

2.1.- Cada dupla interviene inicialmente 3 minutos, instancia en la que deben introducir el tema y su postura frente a éste.

2.2.-  En la segunda parte del debate cada equipo dispondrá de 4 minutos, en los que se espera que profundicen su punto de vista frente al tópico asignado.

2.3.- En esta etapa los participantes contarán con 3 minutos para presentar sus conclusiones sobre el tema investigado.

2.4.- En esta instancia los grupos dispondrán de 2 minutos para revisar sus argumentos y los de sus adversarios (formularles preguntas, cuestionar su argumentación, etc.) para pasar a la última etapa.

2.5.- Finalmente los equipos contarán con 8 minutos para que pueden debatir sus argumentos, formular preguntas a sus adversarios y contra preguntar.

 3.- Reglamento Debate

 Una regla básica es que los investigadores argumenten a partir de hechos, es decir información respaldada científicamente (fuentes reconocidas), no de opiniones (“yo creo”, “estimo”, “me parece”). Durante la argumentación (mediante referencias) deben explicitar de dónde viene el dato aludido. Se debe respetar en todo momento a los adversarios, se saludarán protocolarmente (con un apretón de manos) antes y después del debate, se puede cuestionar la lógica de la argumentación del adversario pero no hacer alusiones o descalificaciones personales

4.- Consideraciones Docentes para Evaluar el Desempeño de los Equipos e Trabajo

 Para evaluar el trabajo de los equipos se considerará:

 4.1.- Uso de Lenguaje Académico (Científico)

 Se espera que los participantes demuestren un manejo del lenguaje académico acorde al nivel universitario, dejando en claro el dominio de conceptos científicos aplicados a la psicología.

 4.2.- Calidad Expositiva

 En esta categoría se evaluará la claridad de la exposición y la coherencia interna de sus argumentos (que no haya contradicciones entre lo que se sostiene).

 4.3.- Actualización del Material Utilizado

 Es de esperar que los equipos de debate respalden sus argumentos en libros, revistas, páginas Web (u otro tipo de material de divulgación científica) que estén actualizados.

 4.4.- Dominio del Tema

 En este apartado se considerará la capacidad de elaboración de preguntas (para sus adversarios) y de respuesta de éstas que demuestren las duplas de trabajo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.672 seguidores